El COVID-19 en contexto político.

El COVID-19 está poniendo al mundo en un paréntesis. Sin embargo, este proceso tiene matices y éstos son la materia prima de la ciencia. Ante una crisis como la actual, que en alguno lugares (p.e. el norte de Italia) tiene características trágicas, la ciencia política nos conmina a formular preguntas obligadas y, en cierta medida, clásicas. Por ejemplo, ¿los populismos tienen reacciones diferentes a las observables en democracias más pluralistas? ¿Los líderes populistas arrastran a sus ciudadanos a discusiones estériles y los conminan a acciones temerarias? ¿Hay ejemplos? ¿De qué tipo? Pero también, la profesión de politólogo nos obliga a realizar otro tipo de preguntas. Tomando en cuenta el conjunto de “respuestas políticas” frente a la pandemia: ¿hay convergencia entre regímenes populistas y no populistas? ¿Los matices entre las políticas son explicados por el tipo de liderazgo o por otras razones? ¿Es muy temprano para aventurar una hipótesis? Finalmente, sin caer en la soberbia anticientífica de hacer pronósticos o inferencias insostenibles, también estamos obligados a reflexionar sobre cómo parece que los líderes se están imaginando el futuro inmediato. Así, en caso de existir una convergencia de medidas y acciones gubernamentales: ¿éstas configuran un futuro debilitamiento del populismo o todo lo contrario?

Te puede interesar: Coronavirus, inteligencia artificial y una pandemia en tiempos de vigilancia digital

El debate sobre el populismo (a favor/contra) se cuela en la actual pandemia. Lo interesante de este asunto es poder reflexionar e indentificar si se cuela a modo de arrastre, es decir, por la inercia de las discusiones pasadas, o bien si el populismo (la forma de gobierno populista si se nos permite la expresión) influye en las decisiones y respuestas políticas frente a la pandemia. 

Para analizar este asunto vamos a seguir la siguiente estrategia. En primer lugar, trataremos de argumentar que con independencia de los tipos de liderazgos o la influencia que está ejerciendo el populismo en las diferentes democracias se observan dos dimensiones de respuestas convergentes. Estas son:

  1. la estrategia de inyectar dinero en la economía. Aparece a escala mundial la agenda de los ingresos básicos, a través de múltiples modalidades.
  2. La preponderancia que adquiere la inteligencia artificial, tanto para contener la pandemia, como la elaborar respuestas.

Te puede interesar: Coronavirus, una pandemia en tiempos de Inteligencia Artificial y también El día después de la pandemia

Luego identificanos dos dimensiones que si bien son medianamente convergentes, se observa que las discusiones populistas de arrastre han tenido mucha injerencia en las actuales respuestas políticas. Ellas son:

  1. El sentimimiento nacionalistas vs. globalización.
  2. La tensión entre expertos y sentido común. 

Te puede interesar: COVID-19: dentro y fuera de las narrativas

Licenciado en Economía, Master en Ciencias Sociales y Doctor en Filosofía. Sus publicaciones recientes abordan diferentes aspectos del funcionamiento democrático, especialmente los referidos a la relación entre los resultados y la calidad democrática. Desde 2013 es investigador en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de la República Argentina.

Politólogo. Dr. en Ciencias Sociales por la FLACSO Sede México. Profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores, sus líneas de trabajo versan sobre: Comportamiento político, opinión pública y comunicación política.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *